Truco: Camelbak para bajar la inflamación

Durante la Transpirenáica a pie cuando llegábamos a un pueblo de las primeras cosas que hacíamos era buscar una tienda y comprar unas bolsas de guisantes congelados (o similar) y si no había, una bolsa de hielo para ponérnoslo en las rodillas y en el tendón de Aquiles que yo lo llevaba fatal. En los pueblos que no había tienda ese día nos quedábamos sin nada que poner, hasta que se nos ocurrió llenar el camelbak con agua fría y ponérnoslo. Hay que decir que no es lo mismo que poner hielo, pero sí que se nota que se relajan los músculos y se agradece.

truco de montaña camelabak