Instrumentos musicales para llevar a la montaña

Cuando hacemos la mochila para irnos a la montaña la cargamos con lo básico y muchas veces con cosas que no vamos a utilizar pero aún así, las echamos. Llevar un instrumento musical a la montaña no es muy común porque solemos pensar en instrumentos grandes o como mucho pensamos en la posibilidad de echarnos una armónica para entretenernos en algún momento, sin embargo ahora os voy a hablar sobre otros instrumentos que por su tamaño o por su poco peso también podemos llevar a la montaña y disfrutar de la música allá donde vayamos.

Arpa de boca o guimbarda: Es un instrumento idiófono (produce el sonido por su propia vibración). Está formado por un arco metálico (o de madera, bambú…) y una lengüeta de acero en el medio. Se toca colocando los dientes o los labios en la zona horizontal (como si lo mordieses) y con un dedo se golpea la lengüenta, así la cavidad bucal se transforma en una caja de resonancia.

– Kazoo o mirlitón: Instrumento membranófono, formado por un tubo con dos agujeros, por uno se crea la vibración y por el otro lleva un trozo de papel de muy poco grosor que es el que vibra y produce el sonido.

Armónica: Instrumento de viento. Se toca soplando o aspirando el aire sobre uno de sus agujeros individuales o sobre múltiples agujeros de una vez.

Flauta:  Instrumento de viento. Consta de un tubo de madera, metal u otro material con una serie de orificios y una boquilla, en el borde del cual se produce el sonido.

Maracas-huevo: Instrumento idiófono formado por una parte esférica hueca, en su interior se le llena con pequeños elementos percusivos, como piedras pequeñas, semillas, arroz, etc. Si llevas sobres de de azúcar, de comida deshidrata o similar, también puede servir como maraca al igual que rellenar un recipiente con piedrecitas.

Cucharas: Si llevas cucharas también puedes hacer un intrumento de percusión poníendolas una junto a otra por la parte convexa y haciéndolas percutir al ritmo deseado.

Xilófono: Si no te has llevado ningún instrumento y te apetece evadirte en la música puedes probar a crearte un xilófono con los materiales que tienes alrededor. Busca palitos de diferente grosor y ponlos sobre otros palos o piedras hasta que crees la escala musical.

Esta soy yo hace unos años en el Lago de Sanabria improvisando un xilófono.

Beatbox: Es una tecnica de percusión vocal. Se trata de producir beats y sonidos musicales con la boca, lengua, labios, garganta y voz.

Canto armónico o difónico: Técnica antigua nacida en Mongolia, Asia y Sudáfrica que capacita a una persona para producir dos o más sonidos simultáneamente con su voz. Se ha desarrollado sobre todo en el ámbito espiritual ya que las vibraciones que se generan ayudan a la concentración y a la meditación.

¿Me he dejado algún instrumento? ¿Cual te llevas tú?